Refinanciar deudas y préstamos para empresas: te contamos cómo y sus ventajas

Que los negocios de una pyme o una empresa sean rentables, no significa que estas organizaciones no puedan presentar problemas financieros. Hay factores que ocasionan ciertas dificultades como el retraso en los cobros de algunos clientes o la no renovación de una póliza de crédito. Una forma de resolver estos inconvenientes podría ser refinanciar deudas o refinanciar préstamos para conseguir liquidez en caso de que estéis buscando alcanzar algún objetivo o surja una situación inesperada y no deseéis perjudicar el estado de las deudas de vuestra compañía. 

La reunificación de créditos se erige como una forma de tranquilizar a pymes y empresas que no tienen la capacidad de costear todas sus deudas, o que están en la búsqueda de un método que les permita conseguir una mayor profundidad económica. Sin embargo, la refinanciación no supone una solución ante cualquier dificultad financiera. Siempre hay que evaluar el contexto cuidadosamente para evitar que la situación se agrave mucho más.

Refinanciar deudas representa, por un lado, una manera de impedir el concurso de acreedores; por el otro, puede generar otros problemas si se incumple con las nuevas obligaciones de pago. Hay quienes, de hecho, aseguran que refinanciar préstamos debería ser el último recurso para impedir el debacle financiero de una empresa.

El caso es que en cualquier situación que se considere esta opción, se ha de realizar una evaluación previa. Incluso es indispensable nutrirse del conocimiento de especialistas en refinanciación de deudas y préstamos. Todo con la finalidad de superar las dificultades para que la empresa continúe operando y garantizar su solvencia económica en un futuro.  En JDV Asesores profundizaremos información  sobre la reunificación de créditos.

Refinanciar deudas: Concepto y ventajas

El acto de refinanciar préstamos se refiere a la operación de adquirir una nueva deuda para costear las obligaciones de pagos anteriores. Con este método, una empresa pretende ajustar los plazos a la capacidad que tiene la empresa para generar ingresos a raíz de los pagos que realice a los proveedores o a los prestamistas, por ejemplo.

Además, se evita la necesidad de buscar nuevos socios o accionistas para que inviertan en el negocio, y que los actuales partners deban realizar aportes de dinero (que muchas veces no se tiene) para costear las deudas.

Cuando se acude al refinanciamiento de deudas se deben aportar una garantía en caso de impago, bien sea hipotecaria o personales de los socios. El hecho es que este método se erige como una excelente solución cuando una empresa dispone de dinero para cumplir con sus obligaciones de pago. Sin mencionar que el método de reunificación de préstamos ofrece estas ventajas:

  • La cuota mensual de la nueva deuda se reduce, pero la cifra total a pagar nunca será menor.
  • En general, se fija un plazo de liquidación de deuda ajustado a las capacidades  que tiene la empresa para pagar.
  • El importe mensual se unifica, por lo que no habrá necesidad de hacer varios pagos al final de mes.
  • La amortización de la deuda podría establecer un saldo de dinero líquido para beneficiar la viabilidad de la empresa.

No hay duda, refinanciar deudas puede ofrecer una serie de ventajas a la que muchas empresas pueden favorecerse para superar una dificultad financiera. Pero antes de decantarse por este método, resulta primordial valorar sus problemas inherentes. Porque la reunificación de créditos no deja de ser un arma de doble filo para cualquier compañía.

Desventajas y riesgos de refinanciar préstamos

Refinanciar préstamos, ciertamente, supone una solución muy tentadora para las compañías que tienen inconvenientes de solvencia financiera. Pero también hay que considerar los problemas derivados de los propios beneficios que aporta este método.

La búsqueda de viabilidad de la empresa es prioritaria en la adquisición de esta nueva obligación de pago. Esto es así porque si la estrategia no funciona para que la compañía tenga un “renacimiento” financiero, las dificultades podrían ser mayores. Por este motivo, tenemos que poner todo sobre una balanza y estudiar las siguientes desventajas:

  • Los intereses y las comisiones incrementarán.
  • Existe el riesgo de impago si la empresa no tiene en cuenta su capacidad para cumplir con esta nueva deuda.
  • No siempre es una buena apuesta refinanciar deudas cuando el plazo está cerca de caducar.
  • El incumplimiento en los pagos ponen en riesgo el patrimonio personal de los socios o de la propia empresa.
  • Es posible que se presenten algunos abusos con el porcentaje de los intereses y comisiones. No todas las entidades financieras operan bajo la las regulaciones del Banco de España.

Pasos esenciales para refinanciar mi empresa

El propósito de refinanciar deudas es que las nuevas obligaciones de pago sean más fáciles de cumplir para la empresa, pese al aumento de los intereses y las comisiones. Especialmente porque existe la posibilidad de alargar el plazo del préstamo para que las cuotas sean más flexibles e impedir la insolvencia. Ojo, también hay casos en lo podemos conseguir  mejores condiciones que reduzcan los intereses.

Para realizar un refinanciamiento de créditos, por tanto, resulta clave seguir algunos pasos esenciales:

  • Estudiar a fondo el caso de la empresa

Lo primero es analizar a profundidad si refinanciar préstamos realmente se erige como la mejor vía para solventar las deudas de la empresa.

Recibir asesoría tanto en materia de refinanciación de deudas como en materia jurídica, podría ser determinante al momento de establecer si la operación supone una solución al inconveniente financiero. Incluso, si la compañía tendrá la capacidad para cumplir con las nuevas condiciones de préstamo.

En caso  de que la empresa no sea capaz de cubrir las nuevas obligaciones de pago, la refinanciación solo emporará su insolvencia.

  • No recurrir a otros préstamos

Toda compañía que opte por refinanciar sus deudas con la finalidad de unificarlas, debe evitar emitir otras solicitudes de préstamos. Endeudarse más solo generará mayores problemas y el objetivo de lograr solvencia económica será casi imposible de alcanzar.  

  • Analizar las nuevas condiciones  

Estudiar cada una de las condiciones en términos de plazos e intereses establecidas junto a la entidad será importantísimo para garantizar la viabilidad de la empresa en aras de solventar las deudas pendientes y las nuevas obligaciones de pago. 

  • Pagar las deudas pendientes con la refinanciación

Una vez se concrete en el nuevo préstamo, el dinero tiene que usarse únicamente para costear las deudas pendientes. De este modo, la empresa quedará con una sola deuda que debe aglutinar mejores condiciones que las obligaciones anteriores.  

Claves importantes en el refinanciamiento de deudas y préstamos

Hay muchas maneras de refinanciar deudas para una empresa, de hecho, las condiciones varían según la entidad que se acuda para conseguir el préstamo. He aquí algunas claves a tener en cuenta en cualquier caso:

  • Si la empresa toma la decisión de refinanciar préstamos para unificar dos o más deudas, logrará tener una lectura menos complicada de sus estados de cuenta.
  • Se debe procurar que las condiciones de la refinanciación sean más flexibles que los créditos actuales, con el propósito de que el pago mensual sea menor y el plazo para costear la deuda total sea más largo.
  • En caso de que la tasa de interés sea variable, lo más inteligente es cambiarla por una fija. Unos intereses fijos proporcionará mayor seguridad y se podrían gestionar otros gastos de manera más eficaz.

Conclusiones

La operación de refinanciar deudas asegurará el logro de solvencia financiera a futuro, si la empresa realmente tiene la capacidad de cumplir con las condiciones del préstamo de manera puntual. Sin embargo, determinar que la compañía será capaz de pagar la nueva deuda no es un trabajo que pueda dejarse a cargo de personas inexpertas. Además la evaluación de las condiciones que se pacten con la entidad financiera también resulta de muchísima importancia.

Tomar la decisión de refinanciar préstamos parareunificar una, dos o más deudas, generalmente demanda la asesoría de especialistas (externos a la empresa) en refinanciación de deudas y préstamos. No solo para establecer si la compañía podrá pagar, también para revisar la firma de los contratos que, usualmente se lleva a cabo en escritura pública ante notario, con la entidad que emite el préstamo.

En JDV Asesores contamos con un equipo altamente cualificado en materia de refinanciación de deudas y préstamos para empresas, que os ayudaréis a superar sus dificultades financieras, logrando acuerdos de refinanciación que os permitáis operar con la garantía de que vuestro patrimonio estará protegido.  

Deja un comentario